Se hace justicia con el legado musical de Raphy Leavitt

Se hace justicia con el legado musical de Raphy Leavitt

Se hizo justicia con el legado musical del maestro Raphy Leavitt luego de casi cuatro años de lucha porque se respetaran los derechos de autor de sus composiciones por parte de los ex integrantes de su orquesta La Selecta.

El pasado viernes finalizó un intenso pleito judicial en la Corte Federal de Puerto Rico con una sentencia a favor de la sucesión de Leavitt, quienes exigían que los músicos ex integrantes de La Selecta, fundada por Raphy Leavitt, no continuarán tocando sus canciones sin los debidos permisos y derechos que exige la ley.

La sentencia, dictada por el Honorable Juez Raúl M. Arias-Marxuach del Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico a favor de la sucesión de Raphy Leavitt-Rey, obliga a los ex integrantes y músicos de la orquesta fundada por Leavitt a pagarle a los herederos la suma de $50,000. Además, la sentencia ordena la destrucción de cualquier grabación, copia o reproducción no autorizada de las canciones de la autoría de Leavitt y prohíbe que los ex integrantes volver a interpretar dichas composiciones sin el debido permiso.

La Lcda. Maristella Collazo-Soto, abogada especializada en Propiedad Intelectual y Derechos de Autor del bufete Ferraiuoli LLC y quien durante los cuatro años estuvo a cargo de la representación legal de los herederos de Raphy Leavitt, explicó que la demanda se radicó por violación a los derechos de autor para evitar el uso no autorizado de las composiciones de Leavitt y con ello el menoscabo del enorme legado del compositor y músico. Pero más allá de reivindicar el derecho de la viuda y los hijos de Leavitt, “este caso sienta un gran precedente a nivel local e internacional en torno a la protección de los derechos de autor y le deja saber a la industria de la música y el entretenimiento que los derechos de autor están protegidos por ley y que van por encima de cualquier uso y costumbre e interés personal”, explicó la Lcda. Collazo-Soto.

Jíbaro soy, El buen pastor, Amor y Paz, Difícil de olvidar y La cuna blanca, son algunas de las muchas canciones que marcaron, no solamente la trayectoria de Raphy Leavitt sino la historia musical de Puerto Rico durante más de cuatro décadas, canciones que están protegidas por los derechos de autor y que para poderse volver a interpretar necesitan contar con los debidos permisos por parte de los herederos de Leavitt.

Luego de la muerte inesperada del prolífico compositor, músico y arreglista puertorriqueño, Raphy Leavitt, en el 2015, la Sra. María Barreto viuda de Leavitt y sus hijos, se percataron de que los ex integrantes de la orquesta fundada por Leavitt en el 1971 y la cual dirigió por más de 40 años, estaban tocando la música y las canciones de Raphy Leavitt sin haber solicitado los derechos para hacerlo.

La Lcda. Collazo-Soto añadió que Rafael “Raphy Leavitt” fue un poeta, un gran músico, compositor y arreglista que se caracterizó siempre por sus principios, sus valores y por su respeto para todos, particularmente para sus compañeros de orquesta. Y sus canciones son un reflejo de su ser, de lo que sentía y de su forma tan particular de transmitir sus sentimientos.     “En la víspera de su operación, el último deseo de Leavitt, según expresado a su esposa María Barreto, fue que la orquesta no continuara tocando hasta que él se pudiera incorporar nuevamente debido a que sus canciones eran su vida”, añadió la Lcda. Collazo-Soto.  Ante la repentina muerte del compositor, la viuda y sus hijos buscaron negociar y lograr un acuerdo justo y legal para que si los ex músicos de su esposo querían interpretar las canciones pudieran hacerlo de acuerdo a las disposiciones de la ley. Al no lograr un acuerdo debido a que sus reclamos fueron ignorados, no les quedó más remedio que buscar protección legal para evitar el abuso y atropello que los ex músicos de la orquesta de Leavitt tratando de apropiarse de unos derechos que no les correspondían, añadió la abogada del caso.

La sucesión de Raphy Leavitt espera que luego de concluido este proceso, la música del compositor, músico y arreglista pueda volverse a escuchar en Puerto Rico para que los fanáticos continúen disfrutando de sus inolvidables canciones.

“Este triunfo legal para los herederos de Raphy Leavitt representa mucho más que el que se les haga justicia a una familia, ya que de ahora en adelante muchos otros músicos e intérpretes usarán este ejemplo y solicitarán los debidos permisos a la hora de interpretar composiciones de otros autores”, concluyó la Lcda. Collazo-Soto.

Comentarios

Related Posts