• Tuesday , 20 February 2018

Viva Puente

Qué viva Puente!

Por Jaime Torres Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular

El tributo a Tito Puente que Cadena SalSoul presentará en el concierto Aniversario de la Salsa, el 12 de junio en el Estadio Paquito Montaner de Ponce, es oportuno para recordar, tras 16 años de su partida, a la personalidad más grande e influyente de la música latina.

La Cadena Salsoul rendirá tributo a Tito Puente el próximo domingo, 12 de junio, en el estadio Paquito Montaner de Ponce. (Foto colección personal Jaime Torres Torres)

En la presente coyuntura primero es menester recordar las cualidades humanas del Rey del Timbal. Jamás olvidaré la tarde en que, sorpresiva e inesperadamente, llegó al vestíbulo del diario en que trabajaba acompañado de su hijo Tito Jr.

“Jaime, aquí no está Tito Puente, el músico; sino tu amigo y vengo a pedirte un favor: a ver si podemos darle una ayudita a mi hijo”, dijo el maestro Puente, que llevó unos timbales para retratarse junto a su vástago para ilustrar la primera entrevista que un medio publicaría en Puerto Rico.

Físicamente Tito se nos fue la noche del 31 de mayo de 2000, tras una operación de corazón abierto. Un mes antes se había presentado con la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y del Centro de Bellas Artes fue trasladado de emergencia al Hospital Pavía, donde convaleció durante varias semanas.

Una amiga enfermera me llamó a la redacción el día en que sería dado de alta. Compramos una cámara Kodak desechable y llegamos al hospital. Cuando nos disponíamos a subir a la unidad de cardiología se abrió la puerta del ascensor y salió Tito acompañado por su esposa Margie y su hija Audrey.

Tenía el pecho inflamado, pero aún así exhibía un abrigo, bastante ajustado, con la Monoestrellada en la espalda. Cuando nos vio, se emocionó y regaló su mejor sonrisa. Fueron sus últimas fotos en Puerto Rico. Quién diría que en fracción de segundos, de camino al taxi que lo esperaba para transportarlo al aeropuerto, una camarita desechable sería tan útil para unas fotos históricas que atesoro.

El amanecer del 1ero. de junio de 2000 fue triste. Recuerdo que ya había trascendido la noticia de la muerte de Tito. Confieso que lo lloré. Pero el mejor tributo debía ser la cobertura más completa para honrar su memoria. Y así se sucedieron, una por una, las entrevistas con Celia Cruz, Ralph Mercado, Johnny Pacheco, Eddie Palmieri, Ray Barretto, Mongo Santamaría, Gato Barbieri, Arturo Sandoval y muchos otros.

Me pasaron muchas imágenes por la mente. Desde el comercial para televisión de la pasta Crest, rodado en la playa con unos niños que tocaban percusión, hasta la memoria de los primeros discos que compré, “La leyenda” y los tres volúmenes dedicados a Beny Moré.

De momento, recordé la entrevista que le hice el 7 de enero de 2000 en que me insistía que, después de hacer de todo en la música, lo único que le restaba era viajar a la Luna y depositar sus timbales en su superficie.

Aquella tarde, después de revelar detalles de su disco con Eddie Palmieri, cuyo título “Masterpiece” fue sugerido por este periodista, me anunció que Steven Loza había publicado el libro “Tito Puente and The Making Of Latin Music”. Me prometió un ejemplar y el 10 de enero me lo envió dedicado y autografiado.

Dedicatoria escrita por Tito Puente en el año 2000. (colección personal Jaime Torres Torres)

Dedicatoria escrita por Tito Puente para el autor de este artículo el 10 de enero de 2000. (colección personal Jaime Torres Torres)

Dos meses después, en otro gesto de desprendimiento, me obsequió un ejemplar del libro “Tito Puente’s Drumming with The Mambo King” en el que explica en teoría y con ejemplos musicales en un cedé complementario los rudimentos del timbal y los pormenores de su técnica y ejecución.

Su primer concierto con la Orquesta Sinfónica coincidió con el de las Estrellas de Fania en el Hiram Bithorn, el sábado 15 de abril de 2000, en que abuchearon a Celia Cruz por unas declaraciones en contra de Andy Montañez por su visita a Cuba.

Aunque el concierto que produjo Rafo Muñiz no fue documentado para que el pueblo lo pudiera disfrutar, gracias a Joe Conzo, el amigo y biógrafo de Tito, escuchamos el mismo repertorio que semanas antes interpretó con la Sinfónica de Dallas.

El vacío de Tito Puente es inmenso.

El tributo de SalSoul es bueno para exponer a las nuevas generaciones el legado del músico puertorriqueño más importante del Siglo XX.

Con el cantante Santitos Colón, “Dancemania”, de 1957, enloqueció a Killer Joe, Cuban Pete, Mike Ramos y otros bailadores del Palladium. Sus discos de descargas con Willie Bobo y Mongo Santamaría son épicos e indiscutiblemente obligados para los estudiosos de la percusión afrocubana. Su era con La Lupe, particularmente su trabajo en tributo a Rafael Hernández, es clase aparte. Poco más de media docena de álbumes con Celia Cruz fueron determinantes para que Fania la firmara y la catapultara junto a Johnny Pacheco, Willie Colón y otras estrellas del género.

Tito cerró la década de 1970 con sus tributos a El Bárbaro del Ritmo, Beny Moré. Entrados los 80 se acercó nuevamente al jazz, su otro amor en la música, pues se recordarán sus grabaciones “Night Beat”, de 1957, “Puente Goes Jazz” y “Puente’s Beat/Herman’s Heat” con Woody Herman y Charlie Byrd, entre otras.

Pero al firmar con Concord-Picante, un sello especializado en jazz latino que se establece con la contratación del vibrafonista Cal Tjader, debuta con su Latin Jazz Ensemble y aporta títulos obligados como “On Broadway”, “Sensación” y “Un poco loco”, entre otros.

En la década de 1990 fue decisivo en la creación de TropiJazz, división de la disquera RMM de Ralph Mercado. Allí hizo historia al encabezar los Golden Latin Jazz All Stars, con Mongo Santamaría, Hilton Ruiz, Dave Valentín y otros.
Instrumental en el documental “Calle 54” del cineasta español Fernando Trueba, dedicado la aportación de los exponentes del jazz latino a la cultura mundial, Puente se despidió de la música con su gran amor: el mambo.

En 1998 y 1999 RMM lanzó dos volúmenes conmemorativos del 40 aniversario de “Dancemania”, grabados en vivo en el club Birdland con el sonero Frankie Morales, quien cantó los éxitos inmortalizados por Santitos Colón y Frankie Figueroa.

"Obra Maestra / Masterpiece" fue seleccionada como la producción más sobresalient del año 2000 por la Fundación Nacional para la Cultura Popular y posteriormente ganadora del Grammy Latino y Anglosajón. (archivo F.N.C.P.)

“Obra Maestra / Masterpiece” fue seleccionada como la producción más sobresalient del año 2000 por la Fundación Nacional para la Cultura Popular y posteriormente ganadora del Grammy Latino y Anglosajón. (archivo F.N.C.P.)Se despidió con “Masterpiece”, que alcanzó a concluir, pero no a mezclar como hubiera deseado. Su posterior concierto en Puerto Rico, celebrado en el anfiteatro que lleva su nombre en Hato Rey, será recordado por su presencia espiritual desde sus timbales iluminados toda la noche por un perseguidor.

Se despidió con “Masterpiece”, que alcanzó a concluir, pero no a mezclar como hubiera deseado. Su posterior concierto en Puerto Rico, celebrado en el anfiteatro que lleva su nombre en Hato Rey, será recordado por su presencia espiritual desde sus timbales iluminados toda la noche por un perseguidor.

El próximo 12 de junio Cadena SalSoul le rendirá tributo a su memoria. Hoy Ernesto Antonio Puente tendría 93 años, que hubiera cumplido el pasado 23 de abril.

En el Aniversario de la Salsa parte de sus músicos, como José Madera, John Rodríguez Jr., Mitch Frohman y Reynaldo Jorge, entre otros, lo recordarán en el pueblo de sus ancestros con la participación de los cantantes Domingo Quiñones, Ismael Miranda y Tony Vega, que grabaron en “The Mambo King 100th LP”, y el Sonero del Barrio, Frankie Vázquez, que cultiva su legado como voz estelar de la Orquesta Mambo Legends.

¡Qué viva Puente!

 

Comentarios

Related Posts